En el segundo fin de semana del mes de septiembre, comienzan las fiestas patronales en honor de la Virgen del Castillo y San Fausto. Las fiestas se prolongan hasta el miércoles, siendo el lunes fiesta local.
El sábado por la mañana, tras el pregón, comienza la fiesta. Por la tarde se realiza la presentación de las Majas que desfilan sobre carrozas. Al anochecer, y siempre teniendo la plaza Carlos Castel como centro, se celebra la tradicional verbena popular, interrumpida a medianoche por uno de los festejos de mayor arraigo en la localidad: el toro embolado. Durante cinco días se repiten diversos actos como la suelta de vaquillas, comidas multitudinarias, pasacalles, charangas, bailes, jotas, variedades, rondas y un destacado acto deportivo: las carreras pedestres.
La exhibición de ganado bravo es uno de los actos programados que más expectación despierta.
Las carreras pedestres: un clásico en las fiestas patronales.
La comida multitudinaria del último día…
… y no podía faltar un explosivo fin de fiestas.