En Montalbán hay articulados 4 senderos educativos. También cuenta con la ruta de la Piedra Seca. Aquí vamos a detallar los senderos, para la Piedra Seca ver más pinchando AQUI.
1.- Casco histórico de Montalbán
2.- Grabados rupestres de Peñarroyas
3.- Valdemiguel-La Muela
4.- El Portillo, en Peñarroyas
Casco histórico de Montalbán
El inicio de este recorrido tiene como punto de partida la caseta informativa del Parque Cultural del Río Martín situada en mitad de la travesía de la N-211.
El acceso al casco histórico de la villa se realiza a través de uno de los portales del antiguo recinto amurallado, conocido como el Portal de Daroca o Torreón de la Cárcel (S.XIV) pórtico en planta baja, abierto en todas las direcciones.
Este portal nos da paso a la calle Daroca y seguidamente a la calle mayor, calles principales del casco histórico, cuyas características más significativas son su estrechez, su trazado recto y su carácter señorial; resulta interesante conocer que por su subsuelo discurre un caño o desagüe de época medieval. Conserva una arquitectura homogénea, con fachadas encaladas, huecos regulares y notable presencia de balcones. A mitad de su trazado, y a través de la calle del Sol, se puede acceder a la Era de la Cruz, uno de los elementos naturales de protección, formando parte de la fortificación de la Villa.
Iglesia Santiago el Mayor
Portal de Santa Engracia
La calle Mayor muere en la Plaza Carlos Castel, plaza de forma irregular y que aparece subordinada al potente volumen y majestuosidad de la Iglesia parroquial de Santiago, obra realizada durante los siglos XIII y XIV, momento en el que Montalbán era sede de la Encomienda de la Orden de Santiago en Aragón, y que tiene dos fases claramente definidas: una primera realizada en piedra, de estilo gótico y la segunda en ladrillo, de estilo mudéjar. Dentro del estilo mudéjar, está considerada como uno de los monumentos mudéjares de Aragón de mayor interés tipológico
Existen otros restos de portales de entrada a la villa, destacando por su estilo el situado al final de la calle Santa Engracia al ser de unas características similares al Portal de Daroca, conservando sus puertas de madera.
Grabados rupestres de Peñarroyas
Con una duración de 2 horas y una buena accesibilidad el sendero educativo de los grabados rupestres de Peñas Royas es un regalo para los sentidos, una explosión de color en plena naturaleza.
En primer lugar nos dirigiremos hacia el barrio de Peñas Royas por la carretera local que discurre paralela al curso del río Martín. Si hacemos el recorrido a pie podemos observar las parcelas cultivadas de huertas familiares que se suceden a lo largo del río.
Cuando nos aproximamos el paisaje espectacular y de fuerte colorido rojo (ródeno del Buntsandstein) nos saluda. Las estrechas callejuelas impiden el paso al tráfico rodado por lo que si hemos utilizado un vehículo para desplazarnos nos vemos obligados a dejarlo a la entrada de Peñas Royas.
Un merendero de reciente construcción, a la orilla del río nos invita a reparar fuerzas a la vuelta de nuestro recorrido.
La entrada principal se realiza a través del llamado barrio de la Calabaza que desemboca en una larga y estrecha calle que atraviesa el barrio.
Grabados rupestres
Pozos Bolletes
Iglesia Santa María
Eras empedradas
El núcleo de la población ofrece un pintoresco conjunto construido con la piedra de rodeno aprovechando el afloramiento de dicha roca en sus alrededores. Su arquitectura popular está bien conservada, predominando los edificios de tres alturas y la abundancia de solanares. Sus fachadas asoman encaladas hacia sus vías principales, y con material visto -piedra o tapial- hacia las traseras.
En su recorrido puede admirarse la iglesia de Santa María la Mayor, pequeño templo construido en mampostería y sillería de ródeno en las esquinas.
Adosado a la iglesia se halla el antiguo ayuntamiento; su planta baja formada por dos arcos de medio punto sobre la columna central de orden dórico, sirvió antiguamente como trinquete. Al igual que el resto de edificaciones, predomina en su construcción la sillería de ródeno rojo.
Tras cruzar el pueblo, siguiendo la dirección del río, y ya en las afueras del casco urbano, se localizan una serie de eras empedradas, de especial atractivo, que además de estar construidas con losas de arenisca roja, intercaladas con calizas, en muchos casos forman figuras geométricas.
Dejando atrás las eras y siguiendo una estrecha senda que nos llevará a otros parajes de impresionante belleza, encontramos a la izquierda de la senda una losa situada sobre una fuerte pendiente, donde se hallan los grabados rupestres, que nuestros antepasados dejaron como testimonio de su actividad artística y ritual. Son los únicos existentes en el Parque Cultural del Río Martín.
Continuando por el sendero se llega a la zona conocida como Pozos Bolletes, aquí el río sufre un encajonamiento y debe sortear la dificultad de grandes rocas que interrumpen su camino en dirección a Obón.
Valdemiguel
La Muela, con sus 1294 m. sobre el nivel del mar, es sin lugar a dudas, el punto más alto del término de Montalbán.
La Fuente de Valdemiguel (nombre que le viene de su localización en Val de Mínguez) brota en la falda de la Muela de su roca caliza. El recorrido comienza en la carretera N-211, en dirección Teruel. Una flecha de madera colocada en la intersección del Camino Viejo de Utrillas y la mencionada carretera nos indica el camino a seguir.
Fuente de Valdemiguel
Peña Chimila
Anticlinal
Mirador geológico de la Muela
A la izquierda de la fuente, a través de un pequeño sendero entre pinos repoblados y en fuerte pendiente, se accede a un mirador desde donde se tiene una bella panorámica de la ribera del río Martin y del pueblo de Montalbán.
Allí mismo una mesa de interpretación nos ayudará a conocer los distintos puntos de interés geológico que, desde esta posición privilegiada, podemos contemplar.
Si seguimos la senda hasta la cima de La Muela nos encontraremos con la famosa, por su leyenda, cueva del Greñicas, llamada así por haber sido empleada por este singular personaje como refugio. La entrada circular y de pequeñas dimensiones da acceso a una sala de techo bajo y base irregular con una pendiente en uno de sus extremos que va a parar a otra sala pequeña donde termina la cueva.
Cercana a esta cueva también podemos visitar la cueva del Candil al lado de los Vaciones. Una vez en lo alto de la Muela podemos optar por volver por donde hemos venido o seguir la senda que recorre los altos de La Muela y desciende por el Morrón Royo.
Regresando nuevamente a la fuente de Valdemiguel y siguiendo la pista forestal (dirección Este) que se adentra hacia la falda del macizo, se contempla la llamada Peña Chimila, un mallo impresionante, donde tienen su morada distintas aves rapaces, algunas en peligro de extinción, como el águila perdicera. Este recorrido se realiza en su mayor parte a través de una pista forestal y protegidos en todo momento por un pinar repoblado, que hace muy agradable el trayecto. Se puede contemplar también la colonia de buitres leonados que anidan en el macizo de La Muela.
Llegando al cruce con el antiguo camino de Escucha, y junto a un corral de ganado encontraremos un pequeño anticlinal de una forma muy singular. Retornando nuevamente al cruce, podremos continuar nuestro camino hacia Montalbán, bien por carretera o por la pista que nos conduce al depósito de agua potable.
El Portillo
Tras cruzar el barrio de Peñas Royas y ya casi en las afueras del mismo, existe una variante para ascender a lo alto, al mirador del Portillo. Un peirón junto a las flechas indicativas del Parque, nos indica la exhuberante calzada de arenisca que nos ayudará a ascender. Desde allí se puede observar la continuidad de la antigua calzada empedrada, en su comienzo, que nos lleva a la localidad vecina de La Hoz de la Vieja.
Durante el ascenso se puede detectar una gran cantidad de estructuras sedimentarias, actualmente marcadas y con mesas de interpretación de la geología, destacando huellas de corrientes de agua, laminaciones, curiosas formas producidas por desecaciones poligonales, ripples, conformando una morfología en peñas.
Desde lo alto, se observa con mayor intensidad todo el paisaje que nos ofrece el río Martín a su paso por el barrio de Peñas Royas, y una mesa de interpretación ubicada en el mismo Portillo nos ayuda a conocer con mayor detalle todo aquello que nos rodea.
Casco urbano de Peñas Royas
Formación geológica
Formaciones del Buntsandstein

Bco. Tajar
Continuando por el sendero marcado, podemos descender hasta la partida de San Julián, donde podemos admirar los llamados Castellones, formados en roca caliza que asemeja a un castillo.
Desde allí, y si el caudal del río lo permite, podemos realizar el retorno -curso arriba- hacia el barrio de Peñas Royas, admirando en el trayecto los bellos rincones que nos presenta el río Martín, así como los barrancos que desembocan en él, como el denominado Tajar o Cañuelo.

Si tiene alguna dificultad para acceder a algún contenido, por favor, comuníquenoslo